Ser bailarina es un trabajo de verdad?

Hola chic@s! Aquí estamos un domingo más. El tema de hoy ha surgido gracias a una amiga que también es bailarina. Me pareció un tema muy interesante sobre el que creo que merece la pena escribir y dar mi punto de vista.

 

Hay gente que dice que ser bailarín no es un trabajo de verdad, y esto es sobre lo que os voy a hablar. Sinceramente no sé que es lo que piensa esa gente que hace esta afirmación, pero desde luego estoy segura de que no tienen ni idea de todo el trabajo que hay detrás.

 

Como siempre os contaré mis experiencias personales o las de amigos cercanos a los que les hayan pasado cosas relacionadas con esto.

 

Bailar, dar una clase, hacer una demo o improvisar no es solo eso. Para todo ello hace falta muchísima formación, la cual cuesta tiempo y dinero, algo que mucha gente no tiene en cuenta. Una clase de una hora, muchas veces lleva horas detrás de preparación. No es solo hacer un paso y enseñarlo en una clase. Para hacer ese paso tienes que haber trabajado mucho antes, y además tienes que ser capaz de explicarlo a la perfección a otras personas de manera que lo entiendan y poder resolver cualquier tipo de duda que pueda surgir. Quizás esto suena fácil, pero no lo es en absoluto.

 

 

Una demo en la que improvisas, también tiene mucho trabajo detrás. Para poder llegar a improvisar hay que trabajar mucho en uno mismo, hasta tener la soltura para poder jugar con la música sin tener que llevar algo coreografiado.

 

Personalmente creo que es un trabajo que muchos no valoran lo suficiente. Detrás de cada coreografía, cada video, cada presentación, hay horas y horas de ensayos, perdiendo muchas veces ocasiones importantes y todo para poder llegar a dar lo mejor de uno mismo.

 

Por eso todo un show de tres minutos, no son solo tres minutos. A veces algunas personas dicen, pero como puedes cobrar eso por estar bailando tres minutos? Pero el trabajo que hago yo y muchísimos bailarines no son solo esos tres minutos sobre el escenario. Detrás de un show hay meses de ensayos, lesiones, peleas, lloros y más. Hay mucho dinero en clases, en el vestuario, que tiene que ser perfecto y en cada mínimo detalle. En mi caso yo incluso diseño mi vestuario, algo que también lleva mucho tiempo.

 

Para un video corto, de esos que veis en las redes sociales, también hace falta mucho trabajo. En mi caso cuando bailo sola muchas veces improviso, pero otras no. Si bailo con alguien tengo que preparar una pequeña secuencia con la persona y ensayarla hasta que esté perfecta en ambas partes, porque no sirve cualquier cosa. Y esa es solo la parte del baile, después de eso aún queda la parte del montaje del video y la música y demás. Hay quien tiene dinero y paga para que se lo hagan, y hay quienes lo hacemos nosotros mismos, por tanto es un trabajo más añadido.

 

Además, para tener un buen rendimiento como bailarín, hay que tener buena forma física. Y para ello hay que entrenar y llevar una dieta saludable. Nuestro cuerpo es nuestra herramienta de trabajo por lo que este debe estar bien cuidado.

 

En definitiva, tienen razón, ser bailarín no es un trabajo, para mi son como unos 5 a la vez. Soy bailarina, diseñadora, dj, community manager, editora de videos y muchos otros más.

 

Como cada domingo, muchas gracias por estar ahí. Espero que os haya gustado el post y que me lo digáis en los comentarios!

1 comentario

Sheila

Maravillosa amiga como siempre! Tu eres una campeona,multitarea y súper talentosa mi amiga!

Dejar un comentario

Por favor ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados