Pros y Contras de ser bailarina profesional

Hola chic@s! Hoy os traigo un tema muy interesante, que creo que os gustará mucho. Voy a hablaros de los pros y los contras de ser bailarina profesional.

 

Como ya os he dicho, tengo el trabajo de mis sueños, pero eso no quiere decir que todo sean cosas buenas. Como todos los trabajos del mundo también tiene sus cosas no tan buenas, aunque en verdad si nos ponemos a comparar las buenas superan a las malas con creces, al menos en mi caso.

 

Llevo unos cuantos años enseñando ya, pero para este post me voy a centrar sobre todo en el último año, que es en el que empecé a trabajar de forma internacional.

 

Empezaré contándoos cual es la mejor parte de mi trabajo, la más bonita y la que todos veis y conocéis. Sin duda alguna esta parte es la de viajar dando clases, pudiendo enseñar por el mundo lo que más me apasiona. Además, no podría tener mejor compañero para hacerlo. El baile me ha permitido conocer nuevas culturas y a muchísimas personas nuevas, algunas de las cuales siguen todavía en mi vida.

 Workshop en BKSensation

En el último año estuve en países en los que jamás imaginé estar. Todos ellos han sido excepcionales, el trato y cariño de la gente es algo que jamás podré olvidar. No podría expresar con palabras mi sentimiento cada vez que alguien se acerca a pedirme una foto, darme la enhorabuena por una clase o a decirme que lo o la inspiro.

 

Uno de los países en los que más disfruté, tanto por el ambiente del evento en el que estuvimos, así como por la gente y el lugar en si fue Dubái. Lo que hizo el viaje inolvidable fue por supuesto la compañía, ya que además de Tony vinieron unos amigos también, y un paseo en quad que hicimos por el desierto que puso el broche de oro al viaje.

 

Otra de las cosas maravillosas que tiene este trabajo en mi caso es poder trabajar con alguien como Tony. En el anterior post no pude pararme en detalle, ya que os hablé de muchas cosas, así que hoy quiero hablaros un poquito más sobre esto.

 

Conozco a Tony Pirata, por su nombre claro, desde poco después de mis comienzos en la Kizomba. Él es un bailarín reconocido mundialmente por su trabajo, con que ya sólo por eso sería muy afortunada por bailar con él. Pero es que además su forma de ser es muy parecida a la mía, ambos somos personas muy alegres, con energía y con pasión por la danza, por tanto no podría tener una pareja mejor con la que compartir este camino.

 

Por otro lado, algo que también me hace muy feliz es todo el apoyo que recibo por redes sociales. A diario me deparo con mensajes de gente diciéndome cuanto me admira, algo que para mi es increíble. Muchas mujeres me han dicho que las inspiro, tanto por bailar como por lo que transmito, y os puedo asegurar que no hay sentimiento mejor que ese! Gracias a tod@s por hacerme tan feliz con vuestro apoyo y con vuestro cariño. Se que siempre digo lo mismo, pero realmente estoy muy agradecida por ello y quiero que lo sepáis.

 

Y llegó el momento de los contras, porque claro, no todo va a ser bueno. Como lo último de lo que os hablé fueron las redes sociales, voy a empezar por ahí.

 

Al igual que hay gente maravillosa en ellas, también hay gente llena de odio que se dedica a criticar todo lo que uno hace. A mí no me importa recibir críticas constructivas, porque estas ayudan a mejorar y a crecer, pero no entiendo a esa gente que se dedica a criticar sólo por hacer daño. Al principio esto me molestaba y me dolía bastante, pero he aprendido a llevarlo sin que me afecte.

 

Otra de las cosas más duras es perderte fechas importantes de gente que quieres, por suerte yo no me he perdido muchas y he podido compaginarlas bien, pero otros con el mismo trabajo no pueden hacerlo.

 

Y los viajes son increíbles, pero detrás de ellos muchas veces hay muchísimas horas de aviones y aeropuertos, y horas de sueño acumuladas, y sobre todo si eres de los que se quedan al final de los sociales también, como es mi caso.

 

Además, como todo el mundo a veces tenemos problemas de salud, lesiones, o dolores con los que muchas veces tenemos que seguir adelante sin cancelar nuestro trabajo. Por suerte me ha pasado pocas veces. La única vez en la que no lo pasé muy bien fue en una clase que di con 40 de fiebre, pero sonriendo y como si no pasara nada. Por suerte duró poco y pude disfrutar del resto del evento. Aquí os dejo el link de la demo de aquella clase por si tenéis curiosidad.

 

https://www.youtube.com/watch?v=FOIFZq8cCdY

 

Lo último y quizás la peor parte, es que por desgracia es un trabajo un tanto inestable, porque hoy estás arriba y le encantas a todo el mundo, y mañana dejas de gustar y estás en lo más bajo. O aparece una pandemia mundial que no te permite seguir con tu trabajo. Por tanto, hay que ser humilde en esta vida y en este trabajo, y esto es casi lo más importante para mi. Nadie es más que nadie y al final somos todos iguales.

 

Se me ocurrirían mil cosas buenas más y muy poquitas malas así que como os dije, en mi caso al menos, merece la pena! No podría tener un trabajo mejor.

 

Gracias por estar ahí un domingo más, os leo en comentarios!

 


Compartir esta publicación


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados