Mi historia en el mundo de la danza

Hola chic@s! Aquí estamos un domingo más, gracias por acompañarme como cada semana. Hoy quiero hablaros sobre algo muy importante para mí, mi historia en el mundo de la danza.

 

Bien, me gustaría empezar hablándoos un poquito de mis raíces. Nací en Pontevedra (Galicia, España), pero tengo origen brasileño y español. Mi madre es de Rio de Janeiro y mi padre de Pontevedra. Por tener sangre latina suelen decirme que llevo el ritmo dentro, no sé si será por eso o porque es mi pasión, aunque quizás si ayude un poco.

 

Hasta hace poco tiempo, cada vez que me preguntaban cuándo había empezado a bailar siempre contestaba que fue cuando yo tenía 16 años, pero me he dado cuenta de que eso no es del todo cierto. Desde pequeña siempre participé en los festivales de baile del colegio, y recuerdo formar un grupo con mis amigas para enseñarles Batuka en los recreos. Además, mi mamá me enseñó los básicos de algunos bailes latinos como salsa y bachata cuando yo tenía solo 8 añitos. Por tanto, el baile ha estado presente en mi vida desde muy pequeñita, aunque yo no fuese del todo consciente.

 

Con 13 años empecé a hacer natación sincronizada, hay quien dice que es como bailar, solo que en el agua. Sin duda para mí es algo muy distinto, aunque comparten el arte de expresarse utilizando la música. Estuve unos 3 años, que fueron únicos y maravillosos. Durante ese tiempo aprendí muchas cosas que luego pude aplicar al baile. Sobre todo, lo que me llevé que más me sirvió fueron unas maravillosas puntas de los pies y una muy buena elasticidad.

 

Con 16 años, al dejar la natación sincronizada empecé a recibir clases de baile. El primer baile del que recibí clases fue el Zouk brasileño. Un baile que a día de hoy me sigue encantando y al que guardo un cariño especial, quizás por ser el primero. Durante un año sólo hice clases de este estilo, además acudía a mis primeros sociales en los que también bailaba salsa cubana y bachata.

 

Un año después de empezar a bailar fue cuando recibí mi primera clase de Kizomba, el estilo al que me dedico en la actualidad.

 

Empecé a hacer clases con mi primer profesor, que más tarde se convirtió en mi pareja de baile. Fueron 4 años bailando juntos en los que me formé y aprendí mucho. Cuando empezamos como pareja de baile, bailábamos y enseñábamos Kizomba, y más tarde nos decantamos por el Urban Kiz.

 

Poco antes de acabar nuestro recorrido juntos empecé a interesarme por el Lady Style, y empecé a abrirme camino en este mundo. Recibí clases con algunas de las mejores bailarinas del mundo como mi inspiración desde que empecé a bailar Urban Kiz, Carolina Fajardo y también Sara López, Sara Panero y  Carola Tauler entre otras. No fue un camino fácil, pero nada que vale la pena lo es. Otro día os hablaré un poco más del Lady Style y lo que este representa para mí.

 

Al poner fin a mi camino con mi primera pareja, empecé a enseñar sola, algo que no es nada fácil en este mundo, y mucho menos para una mujer. Siempre nos enfrentamos a preguntas o a comentarios que no les hacen a los hombres, pero ese es otro tema. Sin duda fue uno de los períodos en los que más aprendí, disfruté y todavía disfruto a día de hoy.

 

Tras dos años bailando sola aproximadamente, surgió en mi vida una oportunidad increíble, la de bailar con Tony Pirata. Uno de los mejores y más reconocidos bailarines de Kizomba a nivel mundial. Fue realmente algo inesperado para mí, uno de esos regalos que la vida te da. Yo tenía el sueño de ser bailarina internacional y trabajaba duro para ello, pero es algo muy difícil de conseguir, ya que hay mucha competencia y exige mucho trabajo.

 

Bailar con Tony es una de las mejores cosas que este mundo me ha traído, además de muchos amigos que he hecho gracias a el. He viajado por diversos países, que jamás pensé que visitaría, haciendo lo que más amo y compartiendo experiencias con gente increíble. No tengo palabras para agradecer todo lo que he vivido hasta ahora desde que empezamos nuestro camino juntos.

 

Todavía queda mucho que escribir en esta historia, y espero poder hacerlo en cuanto pase toda esta situación del Covid-19, que está siendo un gran golpe para nuestra comunidad del baile.

 

Espero que os haya gustado mi historia, la cual he resumido bastante. Gracias por acompañarme, y por hacer que pueda dedicarme a lo que tanto amo. Sin vosotros esto no sería posible!

 

Nos vemos el próximo domingo! Os leo en comentarios.


Compartir esta publicación


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

2 comentarios

  • Holà
    Je ne parle pas assez bien l’espagnol donc je t ecris en Français.
    Je t’ai découvert très récemment sur instagram. J’ai appris la kizomba avec Albir rojas il y a 6 ans ,j’aime beaucoup la kizomba j’aime danser en général et je trouve que la kizomba est une danse qui sublime la femme.
    En lisant ton histoire et en te regardant danser,j’ai bien compris que tu es quelqu’un de passionnée et que la danse te sublime et met en valeur tes caractéristiques et compétences.
    Tony et toi dansez avec votre cœur, votre âme et tout cela avec beaucoup de grâce et de simplicité et vous gagnez des points dans ce milieu si particulier qu’est la kizomba . Restez tels que vous êtes ,je vous trouve formidables et beaux.
    Bonne continuation et vivement la fin du Covid pour espérer vous voir un jour en France 😉

    • Kelya
  • Olá Aurea😘 sigo-te à distância (e as vezes cruzam-nos no Palmera 😁😁) e faço te uma ovação..
    Tens garra na guelra e swing no corpo!
    Com tenra idade já tens o dom da gratidão e por fabor continua a fazer tudo com esse amor. Passaste de menina a mulher… e nunca dizem que é fácil a vida quando há dissabores. Mas aprendes fácil a criar alternativas e a prova é as circunstâncias que já te aconteceram e a vida deu-te o prazer de experimentar.
    Continua assim e não te esqueças da tua essência que é linda e maravilhosa. 😘

    • Ana Érica Pinto